Adaptación de la jornada de trabajo

Las personas trabajadoras tienen derecho a solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación de su trabajo a distancia, para hacer efectivo su derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral. Estas adaptaciones deberán ser razonables y proporcionadas en relación con las necesidades de la persona trabajadora y con las necesidades organizativas o productivas de la empresa.
En el caso de tener hijos o hijas, las personas trabajadoras tienen derecho a efectuar dicha solicitud hasta que los hijos o hijas cumplan doce años.

Quiere decir que no será obligatorio reducir jornada (y tampoco el sueldo) para conciliar, puesto que podrás adaptar la jornada de trabajo.

Si no hay sindicato en la empresa, tras pedir la persona trabajadora esta adaptación la empresa tiene 30 días para aceptar, proponer otra opción o denegar la adaptación.

Pues ya pueden ser ciertas las razones, porque puedes demandarles ante el juzgado social, y si ganas el juicio ganarás ese derecho a conciliación sin reducirte el salario. La empresa solamente podrá alegar lo ya dicho en la carta.